Estudiantes de Derecho, unidos para el cambio: conociendo un poco más a CONEDE

Con motivo de la reciente celebración del XXII Congreso Nacional de Estudiantes de Derecho, organizado por CONEDE (Consejo Nacional de Estudiantes de Derecho) y por la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca (donde ha tenido lugar dicho evento) desde Derecho Práctico hemos querido conocer de primera mano qué es CONEDE y en qué ha consistido el Congreso en cuestión. Para ello, hemos entrevistado a Valentina Calle, coordinadora de la zona centro (es decir, de todas las Universidades de Madrid) y estudiante del Máster de Acceso a la Abogacía y Derecho Internacional de los Negocios en el Centro de Estudios Garrigues.

Valentina Calle, coordinadora de la zona centro en CONEDE y estudiante del Máster de Acceso a la Abogacía y Derecho Internacional de los Negocios en el Centro de Estudios Garrigues.

Primero de todo, Valentina nos explica que CONEDE es una asociación integrada por alumnos de Derecho, o de exalumnos en el caso de la Junta Directiva, cuyas funciones son la representación de los estudiantes de dicho grado en toda España, y la actuación como intermediario entre estos y las instituciones a nivel nacional. Con ese fin organizan dos congresos anuales, que consisten en la celebración de asambleas en una Universidad, que cuentan con ponencias de los patrocinadores o de catedráticos de Derecho y con debates, como si de una junta se tratara. Además, el resto del año trabajan en forma de comités, cada uno asociado a un tema, y encargado de elaborar un informe con propuestas para negociar con las instituciones, como, por ejemplo, cuestiones relacionadas con el examen de acceso a la abogacía. Son una especie de “lobby positivo”, ya que intentan mediar como portavoces para que se escuche a los estudiantes de Derecho. Tanto es así, que tienen entre manos la firma de un convenio con el Consejo General del Poder Judicial.

Para formar parte de CONEDE tienes que ser estudiante de Derecho (o de un doble con Derecho). Valentina nos cuenta de primera mano cómo es su experiencia con el Máster, ya que numerosos alumnos afirman que es una reiteración de lo dado en la carrera, pero ¿hasta qué punto esto es así? Ella, antes de matricularse, entendía el Máster como un mero trámite, pero ahora dice que gracias a él tiene más conocimientos prácticos y en especial, más salida profesional.

CONEDE es una especie de lobby positivo, ya que intentan mediar como portavoces para que se escuche a los estudiantes de Derecho

Volviendo al Congreso que hemos citado anteriormente, este cuenta con una serie de patrocinadores, sin los cuales el proyecto no se podría llevar a cabo, tales como: el Banco Santander, Mutualidad de la Abogacía, EasyLeapp MBA, o el propio Derecho Práctico, entre otros. En el caso de EasyLeapp MBA, se trata de un programa formativo que proporciona conocimientos a nivel empresarial para que los estudiantes puedan crear un despacho ficticio y aprender realmente dicho oficio. Valentina destaca el factor realista e innovador de este tipo de sistemas como EasyLeapp MBA, ya que la mayor parte de los graduados no cuentan con esa rama emprendedora, puesto que no se les enseña en la Universidad; y muchos de ellos quieren tener su propio despacho, pero a largo plazo, porque no se les prepara lo suficiente para ello. Aunque parezca mentira, esta es la realidad académica, que se ve reflejada sobre todo en la diferencia de enfoque entre las Universidades públicas, en las que existe una falta de motivación hacia el alumnado; y las privadas, donde el estudiante es el centro de la enseñanza.

Al Congreso pueden ir tres estudiantes por cada Universidad, y los perfiles de los asistentes son muy variados, pero destaca su proactividad y su interés en la búsqueda de un cambio en el mundo jurídico. En cuanto a la paridad entre hombres y mujeres, pese a que estas son mayoría en las aulas de Derecho, en los Congresos de CONEDE suele ser al revés, la participación masculina es significativa al lado de la femenina.

Por otro lado, desde la Junta Directiva se están planteando diseñar un simulacro de juicio, ahora llamado moot court, en el cual el juez sea un vocal de Consejo General del Poder Judicial y se otorguen premios a los mejores participantes. Al hilo de esto, encontramos los Premios Talento Jurídico, otorgados por CONEDE aproximadamente cada dos años y que suponen un gran esfuerzo y muchos gastos, pero que en su última edición tuvieron un éxito mayor del esperado.

En resumen, CONEDE supone un mensaje de esperanza para los estudiantes de Derecho. Y es que, en palabras de Valentina: “El cambio es posible, aunque seamos alumnos, porque la clave se encuentra en mantenernos siempre unidos para lograr nuestros objetivos y que seamos escuchados”. CONEDE es un espacio seguro, donde puedes conocer a gente que se puede encontrar en la misma situación que tú, y que pueden llegar a ser grandes amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.