El poder de repensar el sector legal desde la multidisciplinariedad y la ética

(Imagen principal cortesía de Lefebvre)

Women in a Legal World organizó el martes, en el Ilustre Colegio de Abogacía de Madrid, la Jornada titulada “Humanismo tecnológico: nuevos desafíos”. Se presentó el Informe “Rethink Legal” sobre la innovación sostenible en el sector, realizado por WLW con la colaboración de The Valley. Acto seguido, se llevó a cabo una mesa redonda para profundizar en la ética y el humanismo que ha de haber tras las soluciones tecnológicas.

Los copresidentes de la Sección de Innovación de ICAM, José Ramón Moratalla Escudero y Sara Molina Pérez Tomé introdujeron el evento y agradecieron el patrocinio de Lefebvre y Deloitte Legal. Así como el trabajo de los 13 juristas que han elaborado el Informe.

Rethink Legal: las 6 palancas del cambio

El carácter humanista de la Jornada se percibió en toda la riqueza de frases filosóficas que los asistentes nos regalaron. Qué mejor ejemplo de ello que la frase que escogió Teresa Parada, Miembro de la Comisión de Tecnología de WLW, para abrir la presentación del Informe: “Innovar es ver lo que todo el mundo ve y pensar en lo que nadie ha visto». En este proceso de innovación, además, Teresa considera que “el poder más poderoso para el cambio procede del poder de repensar y desafiar el status quo”. 

¿Y cuáles son los ejes del repensar y hacia dónde van?

Juan Luis Moreno, CIO de The Valley, presentó las “6 palancas”  que aborda el Informe y los aspectos más destacables:

  • Regulatory Rollercoaster: “solo el 35% de los profesionales del sector legal afirma estar muy preparado para gestionar las demandas y oportunidades de los criterios ESG (Medioambiente, Sociedad y Gobernanza”. A tales efectos, es indispensable conocer y repensar sobre “la montaña rusa de regulaciones” que están viniendo. Y en cuyo carrusel van montados el Reglamento de IA, y los Reglamentos de mercados de criptomonedas y de ciberseguridad, entre otros. 
  • La revolución de la IA Generativa: los despachos ya están implementando soluciones tecnológicas revolucionarias. En el marco internacional destaca Harvey como paradigma. A nivel nacional, no se dejó de mencionar a empresas pioneras como Lefebvre y su última herramienta de IA, GenIA-L.
  • Lawyer in the loop: el papel de los abogados es fundamental en el proceso y deben estar preparados para emplear las herramientas de IA.
  • Future ready teams: a la zaga de lo anterior, la multidisciplinariedad se vuelve una forma de trabajo para la implementación de tecnologías y el desarrollo de estrategias digitalizadoras complejas.
  • New wave of lawyer: de esta multidisciplinariedad entre departamentos, emergen, inevitablemente, nuevos perfiles que, mediante el uso de las tecnologías, aportan libertad y creatividad a los abogados. Tal es el caso, por ejemplo, del Colegio de  Abogados de Inglaterra y Gales, y Attwells Solicitos, donde se intenta acercar la ley a la Generación Z y otras facciones de la población con canales de Tik Tok. Tampoco se puede dejar de hablar de Metaverse Bar Association, donde se aplica metaverso para proporcionar un registro de abogados autorizados verificados que trabajen en Web3.
  • Accelerating innovation: “Imagina un futuro en el que los documentos jurídicos ya no sean barreras para la comprensión, sino puentes que conecten a las personas y les permitan tomar decisiones informadas”. Esta frase emitida por el Legal Design School, representa el espíritu humanista y transformador de la aceleración de la innovación.

(Presentación del Informe | Juan Luis Moreno explicando las “6 palancas” o 6 Key Emerging Changes)

Juan Luis ha recalcado que todas estas palancas empujan hacia la “democratización de la IA cognitiva y generativa”, y la aplicación de los valores ESG. Siempre, desde la revolución del Humanismo Tecnológico: una época de cambios de roles y de riesgos (como los deep fakes), donde el humano ha de estar en el centro, repensando desde la multidisciplinariedad y la colaboración.

La Mesa Redonda

La innovación y la transversalidad del informe han trascendido y se han volcado en forma de ingenieros, filósofos y abogados sobre una Mesa de lo más dinámica. María de la O Martínez ha sido su moderadora, y ha trazado, desde el humanismo tecnológico, una conversación en la que los riesgos, retos y oportunidades detrás de la innovación tecnológica aplicada al sector legal, han sido el hilo conductor.

Dulce M Miranda, Partner en Deloitte Legal, ha avanzado que es posible que, para dentro de poco tiempo, el 44% de las habilidades profesionales estén “obsoletas”. Para afrontar este reto, Dulce considera clave la actitud que refleja la siguiente frase de Alvin Toffler: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no saben leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”. Como ejemplo de antítesis del concepto de “analfabeto” al que Toffler alude, Dulce ha referido la figura que se encargará de revisar los sistemas de alto riesgo establecidos en el Reglamento de IA: “una persona que sepa interpretar resultados y tenga capacidad de decisión, con conocimientos de compliance, protección de datos, regulación específica del sector en el que aplica la IA, etc.”

El uso de IA es un riesgo que, tomado como una oportunidad, “puede aumentar las capacidades cognitivas del ser humano”. Aníbal Astobiza, Filósofo y Doctor en Ciencias Cognitivas y Humanidades, es de este pensamiento, propio de un “transhumanistas moderado”, y ha incidido sobre la “cooperación con herramientas de co-assistant y co-intelligent”, idóneas para alcanzar ese “aumento cognitivo”. 

(Mesa Redonda Rethink Legal | De izquierda a Derecha: Dulce M Miranda, Leticia Álvarez, Aníbal Astobiza y María de la O)

La implementación de IA no está exenta de críticas al hablar del riesgo que la “colaboración” puede suponer para los valores humanos. Hablar de ética se vuelve fundamental. Pero, sobre todo, el hacerlo desde un punto de vista innovador: “La ética no debe verse como un obstáculo, sino como confianza”, expresó Aníbal con contundencia. “Una tecnología ética es confianza, ventaja repetitiva y mayor reputación«, añadió. 

Leticia Álvarez, Strategic Accounts en Google, nos ha puesto varios ejemplos de esta praxis ética de la que hablaba Aníbal. Google ya está abordando el problema de la confianza y la competitividad mediante la creación de herramientas plausibles que apuestan por una IA ética a la par que disruptiva. Así lo demuestra su app, Look Out, orientada a aumentar la accesibilidad a personas con discapacidad visual mediante modelos de lenguaje que describen el entorno; y su Mark Water, que surge como una herramienta  idónea para apoyar la propiedad intelectual, vulnerable por la extracción de datos que nutre a la IA Generativa.

La Jornada se ha cerrado con bastante optimismo hacia el humanismo digital gracias al balance entre riesgos, retos y oportunidades que ha resultado del análisis del Informe y el diálogo profundo de la Mesa. Por tanto, no ha habido un cierre mejor que el que ha hecho Aníbal para despedir la Jornada: «La tecnología nos hace humanos«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *