«Desde Atlante contribuimos como compañía legaltech procesal a la modernización de la Administración de Justicia»

Contenido ofrecido por Atlante

(Imagen Principal: Sonia Benito, Legal Operation Manager en Atlante, junto a los Socios Directores Isidro Martín de Nicolás y Javier Asensio)

Licenciada en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra y con un interesante perfil académico del que destacamos su formación en Legal Operations en ESADE, Sonia Benito es Legal Operation Manager en Atlante, y forma parte del equipo directivo de esta compañía junto a Isidro Martín de Nicolás y Javier Asensio. Le encantan los viajes, la lectura, el yoga y el voluntariado, y de hecho, colabora con la Asociación La Rueca en diferentes actividades, entre las que se encuentra el mentoring a extutelados de la CAM (Plan Incorpora Joven).

Sonia Benito (la segunda por la derecha) junto a su equipo en Atlante

Sonia, en vuestro perfil de Twitter lucís la etiqueta legaltech, y además en vuestra web confirmamos que formáis parte del Global Legaltech Hub. ¿En qué estado crees que se encuentra el ecosistema legaltech?

Tradicionalmente el mundo legal ha sido muy analógico. Todos los operadores jurídicos implicados se han focalizado en la excelencia jurídica sin detenerse en aspectos como la eficiencia en los procesos, el ahorro de costes o la sostenibilidad medioambiental.

Para los actores tradicionales, la pérdida del control efectivo sobre ciertos procesos crea inseguridad y rechazo, entendiendo que se puede ver afectada la calidad en la prestación del servicio y/o la trazabilidad de estos procesos.

Sin embargo, si queremos ser un partner útil para las empresas y aportar valor a la sociedad, la prestación de los servicios jurídicos debe pasar por la implementación de tecnología a fin de acortar plazos, reducir costes, derivar el talento jurídico a tareas de mayor valor y optimizar la utilización de los recursos materiales limitados.

Actualmente el sector legaltech se encuentra en un momento clave de desarrollo, impulsado en gran medida por la actual crisis sanitaria. Muestra de ello es el plan justicia 2030, que engloba la Ley de eficiencia digital del servicio público de justicia, analítica legislativa judicial y actuaciones telemáticas, fijando un marco normativo para la digitalización en el Servicio Público de Justicia al que desde Atlante creemos que podemos contribuir como compañía legaltech procesal, en aras de la modernización de la administración de justicia.

Qué protagonismo tiene la tecnología legal en vuestro modelo de negocio, que es la prestación de servicios legales 360° en el ámbito de la recuperación de deuda. En concreto, en qué tareas es protagonista la IA y en concreto machine learning.

El protagonismo de la tecnología legal en nuestro negocio es total. En Atlante, tenemos puro ADN tecnológico. Nuestro ecosistema Lyra emplea IA, basada en el lenguaje natural y Machine Learning, para el proceso de la indexación de la documentación a su correspondiente expediente y dar soporte al usuario en la clasificación según hito procesal de las notificaciones judiciales. Contamos con un catálogo de más de 500 hitos procesales identificables de forma automática.

Basándonos en IA y Machine Learning, desde la implantación de Lyra la compañía ha procesado más de 8 millones de documentos legales, que se traducen en datos más automatizados, organizados y homogéneos, claves para la gestión optimizada de los procesos y reducción del error humano. Desde la puesta en marcha del ecosistema de IA de la compañía, acumulamos más de 450.000 expedientes gestionados, llegando a tramitar 150.000 demandas solo en 2021, registrando un volumen de más de 16.000 notificaciones diarias y 8 millones de documentos.

Lyra emplea IA, basada en el lenguaje natural y Machine Learning, para el proceso de la indexación de la documentación a su correspondiente expediente y dar soporte al usuario en la clasificación según hito procesal de las notificaciones judiciales

Nos da la impresión de que Lyra es vuestra joya de la corona, ¿es así? En nuestra Guía Legaltech vemos que es una herramienta flexible y parametrizable a los requerimientos de los clientes. ¿Cómo fue la génesis de Lyra? ¿Se diseñó pensando de forma prioritaria en las necesidades de esos clientes?

Atlante en sus orígenes surge como una empresa dedicada a la recuperación judicial de deuda. Sin embargo, en un mercado tan maduro, pronto nos dimos cuenta de que, o bien éramos eficientes en la prestación del servicio, reduciendo costes y optimizando los recursos limitados con los que contábamos, o no progresaríamos.

Observando que los procedimientos de reclamación judicial son muy estandarizables, procedimos a segmentar cada uno de los procesos implicados y analizamos dónde debíamos invertir mayor valor jurídico y qué tareas eran susceptibles de automatización a través de tecnología y así reducir y eliminar las tareas más rutinarias de nuestros letrados.

Gran parte del trabajo de los letrados era la lectura, clasificación en sus expedientes y supervisión de notificaciones que llegaban de los juzgados, haciendo este proceso muy lento e ineficiente.

Lyra nace de la observación de esta necesidad. Las notificaciones provenientes de los diferentes órganos judiciales son volcadas en el software Lyra para extraer y gestionar los datos importantes y generar procesos ágiles en la gestión de los expedientes.

Desde el inicio, nuestro objetivo ha sido la optimización de tiempos, distribución de tareas más eficientes y derivar el talento jurídico a tareas de mayor valor. De hecho, Lyra ya no es solo un programa de gestión documental jurídica, sino que se ha visto complementado por más aplicativos, que ayudan a Atlante a ser más eficiente en la prestación de sus servicios. Lo denominamos “ecosistema tecnológico Lyra”.

Como curiosidad, creo que el nombre de la marca Lyra surgió a través de una especie de concurso de ideas entre los profesionales de Atlante…

Efectivamente, fue una iniciativa de la dirección de Atlante, que fue compartida con nuestro equipo, que son realmente nuestro principal activo. Hasta hace unos meses, Lyra no tenía nombre. Como nuestra joya de la corona, necesitábamos dotarle de identidad propia; por ello, se decidió realizar un concurso interno. Cada trabajador propuso un nombre y el nombre más votado fue Lyra, una constelación que se puede identificar por la estrella Vega.

Las notificaciones provenientes de los diferentes órganos judiciales son volcadas en el software Lyra para extraer y gestionar los datos importantes y generar procesos ágiles en la gestión de los expedientes

Nos parece muy completo vuestro abanico de servicios. Empecemos por el que nos parece troncal en vuestra organización, la red de procuradores. ¿Qué valor añadido aportáis en este nicho de negocio?

Nuestro valor añadido es sin duda la agilidad y efectividad a la hora de dar respuesta a las necesidades de nuestros clientes.

La interacción entre el ecosistema Lyra, los gestores procesales internos especializados según cliente y área técnica de actuación y nuestra red de colaboradores nos permite centrar los esfuerzos en la propia gestión procesal con reporting en tiempo real y seguimiento de todos los hitos procesales a nuestros clientes. En Atlante contamos con un aval incontestable para justificar el éxito de combinar la alta capacitación de nuestro equipo y el ecosistema Lyra, y es el hecho de retener al 100% de clientes desde que iniciamos actividad en 2015.

Gracias a nuestra búsqueda constante de la optimización de tiempos y distribución de tareas, el ecosistema Lyra nos permite gestionar miles de notificaciones diarias mediante maching learning e IA, conectividad directa con Lexnet, rastreo automático de miles de cuentas de consignaciones bancarias, gestión de miles de expedientes, y el envío de cientos de paquetes diarios con documentación a los juzgados, entre otras funciones. Todos estos servicios, complementados con un equipo enfocado a los resultados, nos permite dar respuesta ágil y eficiente a nuestros clientes, que es lo que se busca de una red de procuradores en el sector en el que trabajamos.

El núcleo de vuestro negocio gira en torno a los procuradores, a los que habéis añadido un completo portfolio de soluciones complementarias. Entendemos que es un colectivo imprescindible en vuestra actividad. Vuestro equipo de procuradores trabaja día a día con tecnología avanzada. Creemos que es importante que la procura vea a la tecnología como una aliada, y no como una amenaza. Recientemente nos decía el procurador Ignacio López Chocarro que “si los Procuradores sólo queremos ser meros tramitadores, no tenemos futuro”. ¿Cómo ves el presente y el futuro de este colectivo profesional?

En Atlante consideramos que la figura del procurador es esencial para la llevanza de los expedientes procesales, siendo un complemento indispensable para conseguir los objetivos del cliente junto a la dirección letrada.

Como abogada originaria que trabaja en la gestión de una red de procuradores desde hace 7 años, he aprendido que la labor de los procuradores es fundamental para el buen desarrollo de los procedimientos. Para una óptima prestación del servicio nuestros procuradores y gestores deben conocer el derecho procesal de forma escrupulosa y, además, tener un amplio conocimiento de la situación de los juzgados, sus requisitos y las diferentes necesidades a la hora de interactuar con ellos.

La tecnología ayuda al procurador en la prestación de los servicios de forma más eficiente, ágil y estructurada, pero sin el conocimiento jurídico procesal y de negocio, su labor sería incompleta y los resultados no serían los deseados. Si no existiera la figura del procurador deberían desarrollarse figuras complementarias tales como gestores procesales.

Uno de los servicios de Atlante que particularmente nos parecen más atractivos es el de Back Office Legal. ¿Cómo encajan los departamentos legales las funcionalidades de Lyra? ¿Crees, al igual que nosotros, que en las asesorías jurídicas de empresa es donde con más eficacia está aterrizando el legaltech?

Los procesos propios del Back Office Legal los desarrolla Lyra, que como he dicho antes,permite extraer y gestionar los datos importantes contenidos las resoluciones judiciales. Realizamos un tratamiento selectivo de la información para que pueda ser incorporada automáticamente al sistema de nuestros clientes. Esto ayuda a la dirección letrada a generar procesos ágiles en la gestión de sus expedientes, ser más eficientes y centralizar el talento jurídico en tareas que aportan mayor valor.  Este servicio es requerido mayoritariamente por departamentos legales integrados en empresas.

Efectivamente, coincido con vosotros. Los departamentos legales de las compañías son donde antes se implementa la tecnología y digitalización.

No es de extrañar, estos departamentos forman parte de una estructura empresarial y si quieren aportar mayor valor a las compañías, el ahorro de costes y la eficiencia en la prestación del servicio, deben ser su máxima. Conseguir estos objetivos viene de la mano del legaltech. Estoy segura de que todo acabará traduciéndose en beneficio del sector legal en general y en los pequeños y medianos despachos. Y al final, la digitalización de la Justicia y la mejora de sus eficiencias tendrá necesariamente un efecto positivo en los ciudadanos.

La tecnología ayuda al procurador en la prestación de los servicios de forma más eficiente, ágil y estructurada, pero sin el conocimiento jurídico procesal y de negocio, su labor sería incompleta

Háblanos brevemente de dos servicios desarrollados por vuestro equipo de I+D como son los de data scrubbing y cash scanning, que ejecutan tareas tan automatizables y, por qué no decirlo, farragosas, como la extracción de información e indexación, así como el barrido de las cuentas de consignación.

Estas son líneas de negocio que hemos desarrollado gracias al conocimiento que hemos adquirido en nuestra experiencia con bancos, entidades financieras, fondos de inversión y servicers alrededor del ciclo de gestión del crédito.

Nuestra estrecha colaboración con ellos y nuestro continuo esfuerzo por añadir valor a nuestros servicios son los motores de estos productos; servicios altamente especializados que mejoran las eficiencias de nuestros partners descargándolos del uso de recursos, proporcionándoles una alta eficacia gracias a nuestra tecnología y know how en esos puntos en los que necesitan a un especialista, y haciéndolo a un coste que garantice un impacto positivo en su P&L.  

Esto se logra gracias a la citada combinación de tecnología, conocimiento y capital humano que asegura una alta eficacia donde nuestro cliente necesita y sin que tenga que comprometer recursos y tiempo. Tanto el Data Scrubbing como nuestro robot de barrido de cuentas son perfectos exponentes de este tipo de desarrollos de mejora sobre los servicios tradicionales de procura, con alto valor añadido.

Por ejemplo, el Data Scrubbing es un producto perfecto para los players compradores de deuda, que se enfrentan a desafíos muy concretos en cierto punto crítico del proceso de adquisición de portfolios NPL, ya sean secured o unsecured: el onboarding del portfolio. Grandes volúmenes de documentación a analizar, verificar e indexar, idealmente en el periodo más corto con el fin de informar lo mejor posible la operativa judicial y/o extrajudicial, antes del fin de periodo de responsabilidad durante el cual aún pueden solicitar más documentación al vendedor.  

Mientras, nuestro robot de barrido de cuentas entra como complemento clave de todos los clientes que realicen una gestión judicial, ya sea a través nuestro o de otros proveedores. Aquí, ayudamos al cliente a localizar el dinero en los juzgados proveniente de su esfuerzo procesal y a transferirlo donde debe estar, en las cuentas de nuestros clientes. 

Sin la aplicación de la tecnología desarrollada por nuestro equipo de IT, no nos permitiría la prestación de estos servicios acortando plazos y medios implicados.

Nos llama especialmente la atención, viendo vuestra web, que a través de vuestro servicio de litigación y vuestro equipo de gestión del conocimiento podéis proyectar la mejor estrategia para defensa de vuestros clientes. ¿Podéis hacer predicciones sobre las resoluciones judiciales en las que intervenís? En todo caso, no hablamos de big data judicial, sino de small data, una herramienta interna, con poca presencia de IA y con fines estadísticos, pero que sin duda puede ayudar a los clientes a tomar la mejor decisión.

El volumen gestionado por Atlante (más 450.000 expedientes gestionados, stock vivo de más de 220.000 expedientes judiciales y más de 16.000 notificaciones judiciales diarias), convierte a nuestra compañía en un centro de conocimiento que almacena un gran volumen de datos judiciales, estructurados y segmentados en las bases de datos del gracias a Lyra.

En la actualidad Atlante está trabajando en la anonimización del dato y su análisis estructurado a fin de aportar mayor valor añadido en la prestación del servicio a nuestros clientes. El análisis de tiempo de admisión de procedimientos según partido judicial y/o procedimiento, tipos de requerimientos según partido judicial, plazos estimados entre la presentación de escritos y su contestación, etc., pueden resultar una pieza estratégica en los objetivos de recuperación de deuda de nuestros clientes, ayudando a la toma de decisiones sobre campañas de presentación e inversión de medios.

¿Cómo valoran las empresas vuestro servicio de recuperación del IVA de las facturas impagadas? ¿Ese importe justifica vuestra intervención?

Hay un problema endémico en España en lo relativo a los impagos a empresas, con plazos que no se cumplen a tiempo o que, incluso, pagos que nunca llegan si no media una actuación diligente. El impacto de esta problemática en el tejido empresarial español es muy alto, con un efecto directo en la tasa de destrucción de empresas. Tras la pandemia y con el fin de las moratorias en el horizonte, las soluciones que alivien la castigada economía de las compañías son más necesarias que nunca.

En este caso, no solo acompañamos a las empresas en un camino complejo y muchas veces desconocido para aquellas que no cuentan con una estructura dedicada, como es el de la gestión de recuperación, sino que además mitigamos el impacto en sus balances aprovechando al máximo las posibilidades que hay en casos de impagos entre empresas. Si pocos gestionan de forma profesional el recobro, menos aún hacen uso de las herramientas que la regulación dispone para recuperar el IVA de sus facturas impagadas y reducir el impacto de este problema.

Ahí es donde entramos nosotros para ofrecer una solución completa, con alto valor -la reclamación del impago y la recuperación del IVA-, y altamente automatizada y procedimentada, con una altísima eficiencia en términos de relación coste/beneficio.

El análisis de tiempo de admisión de procedimientos puede resultar una pieza estratégica en los objetivos de recuperación de deuda de nuestros clientes, ayudando a la toma de decisiones sobre campañas de presentación e inversión de medios

Y, para terminar, ¿por qué creéis en Atlante que sois un aliado de la transformación digital de la Justicia?

La semana pasada, el Ministerio de Justicia ofreció una interesante ponencia sobre la importancia de la Inteligencia Artificial y Robotización en la Justicia. Y efectivamente, la Justicia necesita ir acorde a las necesidades actuales y de la imparable transformación digital. Nosotros estamos convencidos de que podemos ser ese aliado para mejorar tanto la calidad de los procesos como la protección del cliente y la de nuestro entorno. Tenemos unas herramientas tecnológicas excepcionales que garantizan tanto resultados óptimos como la conformidad de nuestros clientes.

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.