Analizamos Maite.ai, tu copiloto jurídico con inteligencia artificial

En este vídeo podrás acceder a la conversación que mantuvimos María Romero, Lara Doval y Josep Mª Fernández Comas con el CEO de la legaltech Maite.ai, que a continuación vino ejemplarizada por una demo de esta plataforma. Pero antes hablemos de cómo Maite.ai puede ayudar a los profesionales jurídicos.

Maite.ai es un copiloto basado en inteligencia artificial especialmente diseñado para profesionales del ámbito jurídico. Se define como un alter ego que asiste en las tareas diarias de práctica legal con una interfaz intuitiva y fácil de usar, simulando la colaboración humana. Maite.ai no solo responde a consultas legales complejas, sino que también propone soluciones a los casos planteados y ayuda a comprenderlos mejor mediante resúmenes detallados y respuestas directas a preguntas específicas, entre otras muchas más funciones. Además, gestiona tareas monótonas y repetitivas, como la redacción y análisis de documentos legales, liberando así tiempo valioso para que los profesionales jurídicos os concentréis en aspectos estratégicos y en la interacción directa con clientes. Nos parece interesante su capacidad de integrar su base de conocimientos propia, con la información específica del cliente y datos externos, creando así una plataforma única y totalmente personalizada para cada profesional. Y esa integración llega incluso al CRM, ERP o software de gestión legal del despacho o departamento legal.

Para conocer a fondo este proyecto grabamos este vídeo con su fundador, Alejandro Castellano, que a su vez fue el fundador de Repscan, la plataforma ‘antivirus’ de reputación online que permite a empresas y personas detectar, documentar y, si lo desean, eliminar contenido no deseado que sobre ellos hay en la red. Repscan está liderada por Josep Coll, que a la sazón fue el cofundador de Red Points, legaltech especializada en eliminar infracciones de propiedad intelectual que trabaja sobre estos tres ejes: protección de marca online, el cumplimiento de los derechos de autor y las capacidades de supervisión de los distribuidores. Por todo ello, no pudimos resistir la tentación de preguntar a Alejandro sobre cómo esta experiencia y otras que ha atesorado han influido en el modelo diseñado para Maite.ai. Especialmente en su relación con los inversores, que en Derecho Práctico somos mucho de la pela.

Otros temas que abordamos también preocupan mucho, o deberían preocupar, a los usuarios de la GenAI. ¿Con qué repositorio de conocimiento jurídico trabajan? ¿Qué acciones llevan a cabo para evitar las indeseables alucinaciones de los LLM’s? Y ya puestos, nos pareció muy interesante saber con qué proveedor de GenAI trabajan. ¿Sólo con uno, al igual que Lefebvre y GenIA-L con OpenAI? ¿O con varios, con un arbitraje de LLM’s que ya conocimos en Vincent AI, de vLex? También compartimos con Alejandro una preocupación: ¿Se están generando expectativas irreales sobre el uso de esta tecnología? Es decir, ¿en qué estado cree que está actualmente el uso de GenAI en despachos y asesorías jurídicas? 

Pues creemos que te hemos dado motivos de sobra para que inviertas algo de tu valioso tiempo en echar un vistazo a este contenido, ¿no crees? ¡Dentro vídeo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *