Visual design thinking en el despacho: cómo puede beneficiarte

No te pierdas este vídeo con Marelisa Blanco, abogada y experta en derecho TIC y propiedad intelectual. Quisimos hablar con ella sobre algo que la diferencia en el mercado legal: su expertise en visual design thinking y cómo aplica esta innovadora disciplina en su trabajo, con sus clientes y qué recepción está teniendo en el mercado legal. Estamos hablando de una forma diferente de prestar servicios legales, algo que es necesario en un mercado tan competitivo y en una sociedad tan digitalizada.

Aunque para empezar queríamos saber si, como abogada experta en propiedad intelectual y derecho TIC, domina el lenguaje de programación o simplemente lo chapurrea. Aseguró que lo chapurrea porque quiere construir un puente de comunicación con los expertos en tecnología con los que trabaja y no permanecer ajena al mundo en el que ellos se mueven.

Marelisa impartió recientemente en el Master Legaltech de CEU IAM una clase sobre visual design. Junto a otras disciplinas como legal design y experiencia de usuario, teníamos muchas ganas de conocer su percepción sobre cómo las está absorbiendo el sector legal. Es indudable que estamos en una sociedad cada vez más visual, donde videos, fotos, infografías, etc., son protagonistas y se han postulado como la forma predominante de aprendizaje y comunicación.

También aludimos al lenguaje jurídico comprensible que, además de ser justo y necesario, es útil para captar clientes y fidelizarlos, como recientemente escribió para nosotros la maravillosa Cristina Carretero. Pero siempre hay quien puede pensar que a través del visual design thinking se pierde rigor jurídico. Lo cierto es que estás obligado como abogado a poner al cliente en el centro, y esta metodología te ayuda a que el cliente tenga una experiencia mucho más satisfactoria.

Ilustración de Marelisa Blanco publicada en www.adefinitivas.com

¿Es útil esta disciplina a la hora de crear nuevos servicios y diseñar su entrega?  No te pierdas los ejemplos que comparte, comentando lo que hace con clientes suyos que son dibujantes, a los que apoya con mapas de hitos o diagramas de flujos para que ellos puedan ver por dónde van y generarles tranquilidad. Con este tipo de clientes, Marelisa va mucho más allá de prestar servicios legales y se convierte en su ‘compi’ (así se define ella), porque además les da soporte en la parte empresarial.

Más temas. ¿Cómo puede reaccionar la judicatura ante esta nueva disciplina? Nos habla de un caso que ella vivió cuando presentó ante un juez un diagrama de flujo con los últimos hechos ocurridos durante los últimos 10 o 15 años en un procedimiento que llegó a su despacho y en el que incluyó tablas para todas las cantidades que había que reclamar y su por qué, así como las correspondientes demandas. Ese juez, asegura, lo apreció bastante porque le aportaba claridad, y cuando los jueces empiecen a ver que trabajar con metodología legal design aporta claridad y sencillez, siempre sin renunciar al rigor jurídico, lo verán como algo muy beneficioso. Sólo falta que realmente se empiece a trabajar esta disciplina en juzgados y tribunales.

Y para acabar hablamos de su trabajo con despachos de abogados, compañeros a los que ofrece la posibilidad de crear un mensaje más fresco e incluso divertido, y sobre todo muy diferente, algo necesario en un mercado tan competitivo. Y atentos, porque Marelisa también os puede ayudar a que vuestras ponencias sean mucho más atractivas y no estén basadas en el Power Point previsible de siempre.

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *