¿Tiene el abogado que aprender a escribir código?

¿Necesita un abogado aprender JAVA, Python, HTML, Blockchain…? Es decir, ¿ha de aprender a escribir código? ¿Necesita saber de otras herramientas o procesos que proceden de otras parcelas más propias de tecnólogos? ¿O mejor concentrarse en aprender habilidades que te permitan contratar la tecnología que se necesita? Éste era el punto de partida del tercer webinar que ELTA (European Legal Technology Association) ha celebrado en la tarde de hoy bajo el título “ELTA Live: Which technical skills do lawyers need to acquire?” y la moderación de María Jesús González-Espejo, confundadora del Instituto de Innovación Legal.

Aquí os resumo algunas de las conclusiones que plantearon los ponentes.

Sara Bieger

(Managing Partner at AltoPartners Executive Search – Spain @sarabieger)

Las relaciones entre clientes y abogados han cambiado. Los clientes esperan ya que los abogados incorporen las nuevas tecnologías en estas relaciones. Podemos hablar de la regla de las “3 P’s” para estructurar una estrategia de transformación digital:

  • P – Platform – ¿Usas plataformas para almacenar y dar acceso a tus clientes a la información?
  • P – Process – ¿Has digitalizado tus procesos? ¿Existe algún proceso que mejore los procesos en la relación con tus clientes?
  • P – People – La implementación de las nuevas herramientas probablemente encuentre resistencia en algunas personas de tu organización.

Necesitamos tener estas “3 P’s” alineadas y además necesitamos combinar una mente matemática y más eficaz con la necesaria empatía, que nos diferencia de los robots. Quizás lo que tenemos que hacer es orientarnos más hacia una visión más típica del márketing. Probablemente no sea necesario aprender código, pero sí trabajar en equipos multidisciplinares. Quizás sea necesario incorporar en los despachos a profesionales procedentes de otros campos más técnicos.

 

Dan Lear

(Attorney, Blogger, Facilitator, Thinker @rightbrainlaw)

La frontera digital está ya aquí, y esto presenta una oportunidad no sólo para conservar nuestros clientes actuales, sino para tener un alcance mayor.

Plantea la necesidad de que el abogado se vea a sí mismo como “constructor”, y salga de esa zona tan reactiva desde la que el letrado se sitúa habitualmente. Sería más interesante que el abogado se preguntara si lo que hace está bien o si existe una manera de hacerlo mejor.  Sobre todo porque lo que está sucediendo es que otra gente de fuera del sector jurídico está llegando y viendo la oportunidad que el abogado no ve.

No sé si para eso es necesario que el abogado sepa escribir código, pero me gustaría más un cambio de actitud en el que nos viéramos más constructores y abrazáramos esta oportunidad. Si no, lo harán otros.

Pero si quieres aprender código, hay muchos recursos y certificados técnicos en la web para hacerlo. Pero los abogados no deberían ser desarrolladores, porque eso requeriría otra serie de habilidades, deberían hacer bien su trabajo de abogados. Seguramente Python sea el más indicado para empezar. Si eres completamente nuevo en programación, deberías aprender markdown, qandanswers markup, o gihub. También participar en grupos como este o acudir a meet-ups y hackathons.

 

Dirk Hartung

(Executive Director | Millenial in Residence | Technology Evangelist @dirk772)

No se trata de enseñar a usar software, sino de entender cómo funciona la tecnología. No se trata de aprender código para convertirse en desarrollador, sino para entender cómo funciona la tecnología y realizar tu trabajo bien.

Quizás aprender a escribir código sea una buena manera de aprender cómo funciona por detrás la tecnología porque una cosa es aprender cómo funciona un algoritmo y otra es aprender cómo solucionar un problema como lo haría un programador. Lo que necesitamos aprender es cómo resolver problemas desde el punto de vista de programación. No es tan importante la elección del lenguaje de programación.

Por ejemplo, en programación es importante saber que existen objetos, variables, funciones, expresiones… algo tan importante como los tipos de datos, los loops… Igual que también es importante saber cómo internet o la web funciona. O cómo se hace un escrapeo o se recopila información de manera automática en internet… Parece más importante aprender cómo funcionan todas estas cosas y luego decidir qué lenguaje de programación se quiere aprender.

En definitiva, todo esto es parte de aprender lo fundamental de cómo funciona la tecnología. Es fundamental aprender estadística o matemáticas, algo que no se aprende de la noche a la mañana, pero que ayuda al abogado a distinguir en muchos casos lo que es factible o lo que es cierto. Hay muchas herramientas para ello.

María Jesús González-Espejo

Expert in corporate and professional’ services, #branding and lawyer passionate about #innovation and #legaltech (@chusage)

Los abogados necesitan adquirir nuevas habilidades para hacer frente a los retos derivados de la tecnología, la globalización y la dataficación. Habilidades hard y soft.

Dentro de las primeras, está claro que ser capaz de entender al menos, y mejor aún incluso de programar en algunos de los lenguajes informáticos más utilizados como Java, Python o html, puede ser más que útil. No se trata tanto de que realicen aplicaciones ellos mismos, sino de ser capaz de evaluar el trabajo que se encargue a un programador. También entre la primera categoría de habilidades incluiría el dominio de disciplinas como el Project Management o gestión de proyectos o el design thinking, que tiene su propia aplicación al sector legal, a través del Legal Design Thinking (a propósito, quienes estén interesados en aprender las bases de esta disciplina tienen la oportunidad de hacerlo en el Instituto de Innovación Legal, empresa pionera de su introducción en España, acceder a su sitio web aquí).

Dentro de las segundas, la gestión del cambio, la gestión de equipos, el liderazgo en proyectos y la comunicación adaptada al registro de los tecnólogos, son también habilidades que en opinión de González-Espejo, necesita adquirir el jurista para tener éxito en esta era, donde lo digital cobra cada día más relevancia.

[Yo añado aquí enlace a este post de Jorge Morell, con un excelente Resumen de recursos específicos para abogados que quieran programar ]

Amanda Guglieri

Amanda Guglieri

Ahora lo llaman growth hacker. Creo en la transversalidad: escribo código y relatos. Siento tanta belleza en una ecuación como en la buena literatura (Arturo Barea, Sarah Waters y Amelie Nothomb). Si me quieres encontrar, ve al cruce de caminos de producto, negocio, desarrollo técnico, diseño y contenidos, los cinco monstruos que tiran de mí en sus cinco direcciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *