#EnTerritorioLegaltech: ¿se puede enseñar a innovar? En legaltechies nos dicen que sí

Jorge Morell, la cabeza pensante detrás de legaltechies.es, nos habla de su programa de formación sobre innovación jurídica. Dos anotaciones que entresaco de la transcripción de la entrevista: una, «sí se puede enseñar a innovar» y, dos, «a veces la formación es para asustar un poco» porque, abogacía, lo que está pasando puede afectarte directamente.

En Derecho Práctico nos gusta mucho la labor que se está haciendo desde legaltechies.es y seguimos atentamente sus actualizaciones del mapa de la industria legaltech en España.

Aquí, la oferta de formación de legaltechies en nuestra Guía Legaltech.

Transcripción de la entrevista

Gracias Jorge por recibirnos.

A vosotros por la invitación, siempre un placer.

Quería preguntarte, impartes actualmente workshops de formación para abogados sobre innovación jurídica: ¿se puede enseñar a innovar?

Se puede enseñar a innovar, esa es buena pregunta. Definitivamente se puede, yo creo que se puede pero en el caso de los abogados es bueno que tengan un poco ya esa mentalidad. Es decir, el abogado una cosa que hemos estudiado últimamente bastante más, cuál es su idiosincrasia y cómo casi funciona la psicología del abogado y tiene algunas particularidades con respecto a otras profesiones que lo hacen un pelín más resistente según a qué cambios y eso hace difícil que a veces cosas que deberían ser razonables, determinadas ganas de hacer cambios, de lanzarse a probar se puedan llevar a cabo. Y luego también te encuentras que perfiles más adultos, más mayores de edad de abogados están más con la mente más abierta, más con ganas de hacer cosas…

La edad no es determinante…

No, exacto. …y gente más joven es un poco más reacia.

¿En tus workshops qué temas tratas? Haces uno de Legal Design, haces uno de…

Mayormente las dos grandes vertientes son legal tech en general y legal design en la otra. Legaltech es un poco la más común y ahí puede ser desde introducir el concepto, tendencias, dependiendo del tipo de firmas, de lo que se dedican, profundizar en eso y luego algunas de las vertientes tecnológicas más potentes, desde inteligencia artificial  a [ininteligible] se están usando un poco por parte de todos, o sea es introducción pero bastante en profundidad y luego hay más, teniendo en cuenta herramientas, teniendo en cuenta determinados procesos, hacer algo más específico ahí e incluso utilizamos alguna herramienta, no sólo contarlas sino hacer un caso de uso. Y eso es a veces trasladable al mundo del legal design, iniciando el concepto, profundizando en él y luego hacer un ejercicio práctico, entonces normalmente son entre presentaciones y acciones formativas introductorias pero que bueno alguna vez salen con una idea bastante razonable de lo que está ocurriendo.

¿Qué esperas que la gente se lleve en el bolsillo de la cabeza cuando sale de uno de tus talleres?

Yo siempre digo que se tienen que llevar notas mentales. O sea, nuestros talleres duran entre dos y cuatro horas, entonces por una parte quiero que salgan con todas las notas mentales que cuando vayan luego a consultar la información les salte la alarma en plan de «oye, esto puede ser esto para tal o esto lo podemos utilizar en este sentido» y que a la vez que salgan un poco con ciertas cautelas, hasta ciertos miedos, o sea, a veces un poco la formación es para asustar un poco, para formar, pero eso para formar tanto para bien como para mal, que estén abiertos a lo que está pasando pero que estén abiertos a lo que está pasando porque a lo mejor lo que está pasando les puede afectar muy directamente.

Está cambiando el sector de la abogacía, ¿sí o no?

Sí, sí. Está cambiando, pero un poco lo que decíamos antes. Es un sector que cuando uno estudia su forma de ser hay que tener muy en cuenta cómo se difunde la innovación. La decisión de las nuevas ideas es compleja y el sector es más resistente dentro de lo que llamamos el sistema social del abogado, o sea, el resto de firmas en los departamentos jurídicos tiene algunas particularidades como que por ejemplo se tiene más en cuenta la opinión del grupo a efectos de adoptar algo. Si el grupo no le da el beneplácito, no hay tantas ganas de lanzarse cada uno por su cuenta. Y eso, esa parte es importante yo creo dentro del sector.

Y una última pregunta, ¿quién ha planchado la ropa que llevas puesta?

Pues en parte yo y en parte mi madre. Quiero decir, que las camisas las domina más mi madre y luego ya las camisetas, los jerseys y eso lo empiezo a controlar yo ya más.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *