Acceso Abogacía: “Hay que añadir una parte práctica al examen para conocer la madurez del aspirante”

Durante el XVI Congreso de Estudiantes de Derecho organizado por el muy activo y necesario colectivo CONEDE (Consejo Nacional de Estudiantes de Derecho) pudimos intercambiar impresiones con Blanca Cano, Subdirectora de Relaciones con la Administración de Justicia y el Ministerio Fiscal. Blanca intervino en una muy intensa mesa redonda sobre la reforma de la Ley 34/2006 y futuro de las profesiones de abogado y procurador, al lado de los representantes del Consejo General de Abogacía Española y del Consejo de la Procuraduría, debate moderado de forma muy exigente por Gabriel Rodríguez Leva. Blanca habló de forma muy clara (de hecho, todos lo hicieron) sobre temas muy importantes para el colectivo estudiantil: también lo fue con nosotros, como puedes ver en el vídeo.

Empezó recordando que estamos hablando de un procedimiento con más de 8 años de historia (procedimiento de infracción que inició la Comisión Europea contra el Reino de España en el 2011) en el cual el Ministerio ha venido trabajando siempre de forma muy activa y con una colaboración muy estrecha con la mencionada Comisión. De hecho, existía un acuerdo para cerrar este procedimiento de infracción que se materializaba a través de un bloque de medidas legislativas, como el Anteproyecto de Ley de Modificación de la Ley 34/2006, que ha sido informado por el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado en el mes de febrero. El informe de este último órgano arbitra una solución novedosa que ofrece, eso creen en el Ministerio de Justicia, una oportunidad para llegar a un consenso entre abogados, procuradores y universidades. En cualquier caso, con las elecciones en el horizonte, no se va a poder avanzar más.

La realidad es que los estudiantes de Derecho son críticos con el formato del examen de acceso y reivindican la permanencia de las dos convocatorias anuales y, sobre todo,  están en contra del examen oral. Desde el Ministerio de Justicia afirman que el examen tiene que ser revisado ya que presenta muchas carencias: esta revisión tiene que ser debatida entre todos los colectivos. Estando condicionados por el citado anteproyecto de ley de acceso, aseguran que van a  intentar hacer algunas modificaciones mínimas en las próximas convocatorias para ir dando una pequeña vuelta de tuerca al sistema actual.

Otra realidad, vox populi en el sector legal, es que el formato actual de examen está provocando un efecto llamada en el ámbito de la Unión Europea,  especialmente en países como Italia, donde es muy complicado conseguir el título de abogado, vienen a España porque con este título pueden ejercer como abogados en el país transalpino.  Esto se está traduciendo en un volumen de recursos muy elevados. Por todo ello, se antoja necesaria, desde el punto de vista ministerial, introducir, si no una parte oral, sí una parte práctica que nos permita conocer si el grado de madurez  y de conocimiento del ordenamiento jurídico español de cada uno de los aspirantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *